6

Sobre el significado del 15M


Se habla estos días de Indig­na­dos como un movi­miento que empezó el 15M, como si se tra­tara de una ocu­rren­cia repen­tina de un puñado de inter­nau­tas. Per­mi­tidme corre­gir eso.

La indig­na­ción empieza hace una década, cuando cha­va­les aún en secun­da­ria que empe­za­ban a pen­sar en su futuro se ven obli­ga­dos a ir fami­lia­ri­zán­dose con los con­cep­tos de Pre­ca­rie­dad y Empresa de Tra­bajo Tem­po­ral. Cha­va­les que tie­nen que ele­gir entre aban­do­nar todo inte­rés voca­cio­nal e irse a la obra, igno­rar el estigma ibé­rico de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, o meterse en una carrera apolillada.

Durante los siguien­tes años esa indig­na­ción per­ma­ne­ció latente, en parte por la bur­buja inmo­bi­lia­ria y en parte por la difi­cul­tad de creer que la pre­ca­rie­dad no fuera, en efecto, una fase tem­po­ral. Por el con­tra­rio, la pre­ca­rie­dad o, lo que es lo mismo, el des­pla­za­miento de todo el riesgo eco­nó­mico al empleado o pro­fe­sio­nal, se con­vir­tió en el nuevo estado por defecto para gene­ra­cio­nes y sec­to­res ente­ros. De forma simi­lar a los pro­duc­tos cre­di­ti­cios que han cau­sado la cri­sis, a los pre­ca­ria­dos se les agrega y revende en paque­tes secu­ri­ti­za­dos sin aten­ción alguna a la cali­dad de los empleos que for­man el paquete.

Entre tanto, los polí­ti­cos de ambos ban­dos se preo­cu­pan más por entrar en los clu­bes exclu­si­vos de EEUU y Europa que por medir la sos­te­ni­bi­li­dad del modelo eco­nó­mico y de empleo que esta­ban usando para cata­pul­tar su ima­gen per­so­nal. Esa indig­na­ción se mani­fiesta en las movi­li­za­cio­nes con­tra gue­rras maquia­vé­li­cas y con­tra refor­mas edu­ca­ti­vas que no ata­jan real­mente los pro­ble­mas del sis­tema de acceso al tra­bajo y la inves­ti­ga­ción del que for­man parte.

En ese con­texto, la ley Sinde se con­vierte en un sím­bolo de esas prio­ri­da­des equi­vo­ca­das, de esa acti­tud de ais­lar la esfera de nego­cios de la reali­dad de las gene­ra­cio­nes «sin» y, lo que es peor, de una cre­ciente cri­mi­na­li­za­ción del joven pre­ca­rio acu­sán­dole de toda una serie de males, desde el paro, el alcoho­lismo y las hipo­te­cas impo­si­bles de pagar a la misma corrup­ción polí­tica, por­que no van a votar o por­que votan al «otro».

Así, mien­tras en Oriente Medio y en el norte de África tiene lugar el acon­te­ci­miento más impor­tante desde la Segunda Gue­rra Mun­dial, enca­be­zado por indi­vi­duos en una situa­ción simi­lar e infor­ma­dos sobre la capa­ci­dad de los nue­vos medios, las nue­vas tec­no­lo­gías y los nue­vos cono­ci­mien­tos, en España tene­mos focos de opi­nión y deci­sión que, sin ser capa­ces toda­vía de pro­nun­ciar “hash­tag” o “Face­book” sin que se les trabe la len­gua, insis­ten en negar cual­quier nece­si­dad de moder­ni­zar la demo­cra­cia, las rela­cio­nes labo­ra­les y la pro­vi­sión de dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les como la vivienda o la educación.

Esta mez­cla de papa­na­tismo e inmo­vi­lismo es la que, tras varios ensa­yos durante el último medio año, ter­mina abo­cando en el 15M y en el uso por parte de esta gene­ra­ción (en el sen­tido más amplio de la pala­bra) de su capa­ci­dad para pro­yec­tar de forma inter-política e inter­na­cio­nal lo que en otro tiempo habría sido un asunto local y fuer­te­mente poli­ti­zado. Las mis­mas figu­ras que explo­ta­ron el boom para pro­yec­tarse en el exte­rior ven ahora que los pre­ca­ria­dos son quie­nes tie­nen el con­trol de esa ima­gen y, en defi­ni­tiva, de la per­te­nen­cia o no del país a la moder­ni­dad social y eco­nó­mica a ojos del resto del mundo.




Hola, Fran:
Conozco de pri­mera mano la situa­ción que des­cri­bes sobre los diez últi­mos años de las gene­ra­cio­nes más jóve­nes en España y el pano­rama de total deses­pero que le ofrece la polí­tica y la eco­no­mía.
En lo que no coin­cido tanto es en que esas no sean carac­te­rís­ti­cas de la “moder­ni­dad”. Que haya gene­ra­cio­nes ente­ras sin un futuro claro es marca de agua de lo más moderno de nues­tros tiem­pos.
Como sabes, vivo a caba­llo entre las dos ori­llas. Aquí donde estoy ahora, en la Argen­tina, esto suce­dió diez años antes, cuando 4 millo­nes de ciu­da­da­nos fue­ron arro­ja­dos a la indi­gen­cia de un día para el otro. Aquí hay fami­lias donde no han sabido qué es un tra­bajo el abuelo, el padre y el nieto, por­que ade­más per­te­ne­cen a sec­to­res con una pauta de repro­duc­ción muy tem­prana. Eso fue la “moder­ni­dad” que alcanzó a la Argen­tina y de la que no logra des­pren­derse ni siquiera con unas polí­ti­cas públi­cas más inclu­si­vas y con viento de cola en la eco­no­mía mun­dial que resul­tan favo­ra­bles a los paí­ses “emer­gen­tes”. Ahora, esa moder­ni­dad se extiende a otros socios, los que resul­ten menos “sóli­dos” des­pués de la orgía libe­ra­li­za­dora de los dos últi­mos dece­nios. Por­tu­gal, Gre­cia, Irlanda, España, etc.
Que haya gene­ra­cio­nes ente­ras per­di­das es lo más moderno que hay. Basta mirar lo que está pasando en Esta­dos Uni­dos. Y los nue­vos medios socia­les, esos en los que se usan #has­tags, for­man parte de esa moder­ni­dad.
Tal vez debe­ría­mos empe­zar a plan­tear­nos algu­nas pos­tu­ras anti “moder­nas”. La glo­ba­li­za­ción nos ofrece la ven­taja de inter­net, es cierto, y el pano­rama igual­mente cierto de la pobla­ción descartable.

Fran Ontanaya dice:

No estaba usando “moderno” en el sen­tido de moder­ni­dad vs pos­mo­der­ni­dad. Que, por cierto, me molesta bas­tante que se aso­cie la pala­bra con una ideo­lo­gía social­mente retró­grada. Cuando digo moderno me refiero a acorde con los tiempos.

Así lo entendí. No pensé en nin­gún momento en “moderno” como opuesto a “pos­mo­derno”, sino como lo carac­te­rís­tico de los tiem­pos que corren. Como el futuro según los datos domi­nan­tes de una época.
Yo creo que hemos tenido varias opor­tu­ni­da­des de ver el futuro acer­carse según esa “moder­ni­dad”. Los anoto tal y como me vie­nen a la cabeza, sin orden jerár­quico ni tem­po­ral: Haití, Colom­bia, México, Indo­ne­sia, Argen­tina, Rusia, Sudá­frica, Chad, y podría seguir.
Esos sitios devas­ta­dos son los luga­res por donde el futuro ya pasó.

José Emiliano Quiroga Devia dice:

Lo que revela el Movi­miento de jóve­nes indig­na­dos del 15M no es solo un pro­fundo des­con­tento con los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les o con la corrup­ción, sino tam­bién una pro­funda inca­pa­ci­dad del sis­tema eco­nó­mico y polí­tico de solu­cio­nar las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción. No importa si hoy gobier­nan los socia­lis­tas o si mañana lle­gan los con­ser­va­do­res, el sis­tema está gober­nado por unos prin­ci­pios gene­ra­les que pro­vo­can y aumen­tan un des­em­pleo estruc­tu­ral. Me refiero a los dog­mas de com­pe­ti­ti­vad y pro­duc­ti­vi­dad que hoy son los man­da­mien­tos de empre­sa­rios, polí­ti­cos, aca­dé­mi­cos y esta­dis­tas. El argu­mento de que un país o una empresa debe ser más com­pe­ti­tivo si quiere tener éxito o si, al menos, quiere sobre­vi­vir suena bien y es con­vin­cente. Pero, en la prác­tica, eso ha sig­ni­fi­cado recor­tar masi­va­mente pues­tos de tra­bajo. La gran para­doja es que en el corto plazo el país o la empresa mejo­ran en pro­duc­ti­vi­dad y las ganan­cias se ele­van, mien­tras que los que pier­den el empleo ago­tan en pocos meses la indem­ni­za­ción y que­dan com­ple­ta­mente desamparados.

Hace pocos días vi en el perió­dico ABC que en España hay 143,000 indi­vi­dos con una for­tuna per­so­nal de US$1 millón o más. No tengo nada con­tra esas per­so­nas. Lo que sí cues­tiono es que el sis­tema en el que vivi­mos, el capi­ta­lista– fun­ciona bajo el modelo del embudo: unos poquí­si­mos se lle­van casi toda la riqueza, mien­tras que una parte cada vez más grande de la pobla­ción no tiene abso­lu­ta­mente nada. O si no que lo digan los 4,5 millo­nes de des­em­plea­dos en España.

Enton­ces, lo que nece­si­ta­mos son solu­cio­nes de fondo. Se me ocu­rre que, en el corto plazo, se debe­ría esta­ble­cer una reforma labo­ral “ad hoc” que per­mita que los des­em­plea­dos pue­dan tra­ba­jar, al menos, la mitad del tiempo sobre la base de que los empre­sa­rios que­den obli­ga­dos a con­tra­tar­los dán­do­lo­les la segu­ri­dad social.

Lo otro es que hay que empe­zar a des­mon­tar esos impe­rios finan­cie­ros que todo lo con­tro­lan y que aho­gan cual­quier ini­cia­tiva empren­de­dora. Ha lle­gado la hora de empe­zar a demo­cra­ti­zar no solo la vida polí­tica sino la económica.

juli lopez dice:

Todo vuelve a repetirse,en Europa-sobre todo los arios…-,no saben vivir,sin joder al projimo,pues,se creen supe­rio­res (a noso­tros los latinos).Asi que ami­gos europeos,no pen­seis mas, y acep­tad que pronto la ter­cera gue­rra mundial,os comera…la his­to­ria vuelve a repetirse..y comen­zara en China,cuando esa gente “espa­bile” y heche a pata­das en el culo a los dic­ta­do­res y ase­si­nos gobernantes..luego los chi­nos inva­di­ran Japon..un tema pendiente..EE:UU metera sus narices…Iran,exterminara Israel..-con ayuda de Corea del norte..Rusia„quedra impo­nerse con arse­na­les secretos..Francia e Ingla­te­rra se uni­ran y luego se traicionaran-como siempre.._quien se bene­fi­ciara de todo esto=Brasil-Mexico,no,pues que­rra ven­garse de los EE;UU,y la mitad del pais sera arrollado..CHILE,aprovechara para ata­car a la Argentina-sin con­tar que esta ultima guarda en secreto misi­les de medio alcance y perderan-como siem­pre lo han hecho..Singapur/Filipinas-su gran opor­tu­ni­dad para ven­garse de los abu­sos de los EE:UU..se uni­ran a pai­ses de medio oriente,Australia sera la tie­rra prometida,junto a Sud­africa e Inia –que se sal­vara gra­cias a la demo­cra­cia y reli­gion unificadora.…continuara.…


[…] Sobre el sig­ni­fi­cado del 15M http://www.franontanaya.com/2011/05/19/sobre-el-significado-del-…  por moises_cabello hace 4 segundos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>