2

Garantizando la superviviencia del 15M


Quizá el mayor defecto del 15M sea la exis­ten­cia de una marca. En cuanto se crea una eti­queta para un movi­miento, esta se puede adjun­tar a cual­quier cosa, incluso a pro­duc­tos radi­cal­mente opues­tos a sus idea­les. El movi­miento se con­vierte así en mer­chan­di­sing para cual­quiera que vea nego­cio en usarlo o sub­ver­tirlo para sus pro­pios intere­ses y su efecto queda pronto neutralizado.

La marca per­mite a cual­quiera eri­girse en por­ta­voz con sólo lle­varla por delante. Debido a que el hash que se usa en los dis­tin­tos medios es el nom­bre y no el men­saje en sí, colar ruido y caba­llos de Troya es un juego de niños. Y, para quien quiere pro­te­ger a sus acó­li­tos de cual­quier con­ta­mi­na­ción de ideas, la exis­ten­cia de una eti­queta viene de per­las como letra escar­lata para seña­lar aque­llo que repre­senta los mie­dos de su audiencia.

A estas altu­ras de la his­to­ria se antoja com­pli­cado ano­ni­mi­zar el 15M, cuando todos los medios y blogs han salido a repar­tir opi­nio­nes a lomos de ese caba­llo. Esto hace que el movi­miento sea vul­ne­ra­ble a fra­ca­sar ―o a tener éxito― como un todo. Dada la iner­cia que ya existe, es inevi­ta­ble que muchas par­tes del movi­miento insis­tan en aga­rrarse a su esquina de la ban­dera y car­gar en direc­cio­nes opuestas.

Es impor­tante recor­dar que las accio­nes que ori­gi­na­ron el 15M fue­ron orga­ni­za­das por un agre­gado de voces en la red, que cap­ta­ron unas inquie­tu­des y las legi­ti­ma­ron con sus cono­ci­mien­tos y redes pro­fe­sio­na­les. Dejando aparte lo ambi­guo del nom­bre, #noles­vo­tes sur­gió como una lla­mada a la acción espe­cí­fica den­tro de un des­con­tento gene­ral, no como un con­te­ne­dor varia­ble de ideas.

En mi opi­nión, ade­más de estu­diar el con­senso de míni­mos, todo el que no se vea muy impli­cado en las acam­pa­das debe­ría pen­sar en un pro­blema cer­cano que esté cau­sado por la misma falta de res­pon­sa­bi­li­dad social y, a con­ti­nua­ción, ani­mar a un pequeño grupo de gente a, con el mismo espí­ritu, pero sin el mismo nom­bre, orga­ni­zar una mini­pro­testa en la red. Mien­tras tanto, se debe­ría dejar que el fenó­meno glo­bal, con las tres o cua­tro pro­pues­tas esen­cia­les, sea lo más infor­mal posi­ble, abierto a cual­quiera que solo quiera com­pro­me­terse a estar media hora de pie en la calle.

De este modo el movi­miento anó­nimo segui­ría ade­lante, como mani­fes­ta­ción popu­lar, y podría sobre­vi­vir sin pro­ble­mas a la dis­per­sión de algu­nos gru­pos o a un nuevo brote de apa­tía general.




MH dice:

Es razo­na­ble, pero yo de momento pre­fiero pen­sar en las gran­des vir­tu­des del movi­miento más que en sus (gran­des creo que aun no) defec­tos.
Aun­que sin duda habrá que estar alerta.

emilioborroka dice:

lo suce­dido en valen­cia y Bar­ce­lona demues­tra una ves mas lo que le impor­ta­mos lo ciu­da­da­nos a los polí­ti­cos solo defien­den los intere­ses de los ricos y pode­ro­sos .tene­mos la obli­ga­ción de hacer una cons­ti­tu­ción justa y digna el pri­mer deber de un pue­blo no es aca­tar las leyes sino hacerlas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>